viernes, 3 de mayo de 2013

Presidente Maduro anunció nuevas misiones



Garantizada la estabilidad laboral



El mandatario dijo que 60% de los trabajadores y trabajadoras disfrutan de un trabajo formal e incluso, el 40% restante, que posee un trabajo informal, tiene garantizado su alimentación con los productos Mercal y PDVAL; la salud con Barrio Adentro y la vivienda con la Gran Misión Vivienda Venezuela

Los trabajadores y las trabajadoras petroleros tomaron este 1ro de Mayo las calles de Caracas para reafirmar su compromiso y lealtad con el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, quien hizo historia al ser el primer mandatario de extracción obrera que lidera la marcha del Día Internacional del Trabajador.
Enarbolando banderas y pancartas alusivas a las conquistas logradas por la Revolución Bolivariana, trabajadores y trabajadoras de todas las áreas petroleras levantaron sus voces con consignas que sintetizaban los ideales y el amor por el Presidente Chávez: ¡CHAVEZ VIVE, LA LUCHA SIGUE! ¡CON CHAVEZ y MADURO, EL PUEBLO ESTA SEGURO! ¡NO VOLVERAN!
La masa se congregó en PDVSA La Campiña y desde allí arrancó en movilización hasta la sede de Cantv, en la avenida Libertador, donde se unió al resto de los trabajadores y trabajadoras que llegaron de todo el país para dar impulso a la tarea de llevar adelante el Programa de la Patria ideado por el Comandante Supremo, Hugo Chávez Frías.
El Presidente de la República Bolivariana, Nicolás Maduro, partió al frente de la marcha en el sector de la Bandera y seguido por la masa de trabajadoras y trabajadores recorrió las avenidas Granada, Fuerzas Armadas, Lecuna para concluir en la Plaza OLeary, sitio del acto central.
Maduro fue precedido por líderes obreros de diversas ramas del quehacer público y privado. Wills Rangel, secretario general de la Federación de Trabajadores Petroleros, destacó que es la primera vez que la clase trabajadora marcha un 1ero de Mayo liderada por un obrero Presidente de la República.
“Con Maduro debemos garantizar el futuro. Con él aseguramos los logros alcanzados por la Revolución”, expresó.
Rangel anunció la aceptación de los trabajadores y trabajadoras de la iniciativa bolivariana de revisar las convenciones colectivas burguesas, con el propósito de determinar si realmente benefician a la clase obrera y si se ajustan a la Ley Orgánica del Trabajo.

Gran asamblea obrera
Tras Rangel tomó la palabra el Presidente Maduro, quien de inmediato solicitó cadena nacional de radio y TV como vía para combatir la invisibilización a la que están sometidas las obras del gobierno bolivariano por parte de los medios de comunicación privados.
“Vamos a convertir este acto de masas en una Gran Asamblea”, dijo. “Hoy somos un pueblo fuerte, revolucionario, bolivariano gracias al inmenso trabajo realizado por comandante supremo Hugo Chávez Frías, a quien deseo rendir hoy, 1ero de Mayo, un gran Homenaje”.
El mandatario bolivariano destacó la importancia histórica de la Plaza OLeary, al recordar que en ese espacio, en octubre de 1959, las fuerzas represivas del Gobierno del fenecido socialdemócrata Rómulo Betancourt asesinaron a trabajadores que protestaban contra la reducción salarial aplicada por este presidente adeco.
Otro evento que también mencionó Maduro como evidencia de las políticas antiobrera de los regímenes de la Cuarta República, fue la eliminación de las prestaciones sociales por parte del fallecido presidente socialcristiano Rafael Caldera, en 1997.     
Luego de esta reseña, el Presidente Maduro explicó que en Venezuela se debaten dos modelos, siendo uno el neoliberal, dependiente, proimperialista, de la burguesía amarilla; mientras el otro es el bolivariano, soberano, independiente, el de la Patria, de la clase obrera.
Al respecto, dijo que en la mañana había dado una entrevista a una periodista francesa, quien le preguntó sobre la polarización en Venezuela, a lo cual respondió que en el país lo que existe es movilización, una democracia movilizada, un gobierno obrerista.
“¿Ha habido algún gobierno en Venezuela que haya protegido tanto la estabilidad laboral?”, se preguntó. “Hoy mismo vamos a firmar para su ejecútese mañana mismo, el reglamento de la Ley Orgánica del Trabajo que garantiza la estabilidad laboral y consagra la reducción de la jornada de trabajo”, agregó.
Maduro destacó, además, que 60% de los trabajadores y trabajadoras disfrutan de un trabajo formal e incluso, el 40% restante, que posee un trabajo informal, tiene garantizado su alimentación con los productos Mercal y PDVAL; la salud con Barrio Adentro y la vivienda con la Gran Misión Vivienda Venezuela.
“Por supuesto, ya salió la patronal Fedecámaras a decir que la reducción es inaplicable. Antes estas medidas eran imposibles porque nos tenían invisibilizados. Ahora no. Gracias a la clase obrera yo soy Presidente”.
El Presidente reiteró que mientras los bolivarianos adelantan un proyecto de país democrático, “un pequeño sector de la derecha secuestró a la oposición y desarrolla políticas fascistas y xenofóbicas contra los cubanos, colombianos. Es antilatinoamericana”.
“Atacan a los países amigos de América Latina. Desprecian a los obreros, dicen que fueron traídos obligados a este acto (“MENTIRAAA…”, gritó el público). Quieren que en Venezuela haya una guerra civil. Por eso llegaron con casco y gases paralizantes a la Asamblea Nacional”.
Maduro concluyó el acto con el anuncio de medidas que benefician directamente a la clase obrera, a la que sólo se le exige como requisito estar organizada.
Una primera medida es una Gran Misión Vivienda Venezuela para la clase obrera, donde esta solo debe ubicar los terrenos y el Estado se encarga del financiamiento.
Dijo que también ya esta aprobada la Cédula del Vivir Bien, que permitirá a los trabajadores y trabajadoras obtener créditos del Banco de Venezuela entre 12.000 y 32.000 bolívares, al 15% de interés y plazo de pago de 36 meses, orientado a golpear a los especuladores agiotistas.
Otra medida es el Mercal Obrero y Barrio Adentro Obrero, que irán directamente a los patios de fábricas.

Werter Sandoval